El Crecimiento de las Rutas de Grupo Bimbo: Voluntad, Audacia y Estrategia

Grupo Bimbo - Galería de fotos

Lo que en un principio fueron nueve productos, hoy son más de 13 mil, en más de 100 marcas que de distribuyen en 32 países de cuatro continentes, gracias a la voluntad, audacia y estrategia de todos esos bimberos

No hay obstáculos sino oportunidades

En 1947, un año después de su fundación, la panificadora Bimbo crecía rápidamente. Para entonces, existían ya nueve artículos: Pan Blanco, Pan Tostado, Pan Negro, Pan Dulce, Bizcocho de Pasas, Bollos y Panqué en tamaño grande, mediano y chico. El prodcuto ya se encontraba disponible y se corría la voz de su delicioso sabor y gran calidad, pero era necesario crecer para seguir prosperando y aprovechar todo el potencial que se tenía en mente.

Inicialmente, los vendedores de Bimbo entregaban en toda la Ciudad de México y otras zonas cercanas como Cuernavaca, Pachuca, Puebla y Toluca. Para llegar a todos los lugares del país, los productos se repartían en un sistema de embarques. Además, operaba un acuerdo con los distribuidores de periódicos para que el pan y las noticias llegaran a la par. Debido a la demanda creciente, esta táctica no fue suficiente, por lo que se abrieron rutas y agencias foráneas (fuera de la CDMX); la primera se fundó en 1949 en Puebla.

Para 1950, de la flotilla de camiones repartidores destacó el conocido “38” (por su número de unidad), el primer vehículo parlante. Tenía incorporado un tocadiscos, un micrófono y altavoces que anunciaban los productos del Osito en rancherías y poblados pequeños. El “38” impuso tendencia y, al poco tiempo, surgieron más camiones parlantes que anunciaban productos. Más adelante, éstos también comunicaban campañas y promociones de Bimbo.

Lo que en un principio fueron nueve productos, hoy, a 73 años de su fundación, son más de 13 mil en más de 100 marcas que se distribuyen en 32 países de cuatro continentes, gracias a la voluntad, audacia y estrategia de todos esos bimberos que en las carreteras, vías ferroviarias, caminos y calles no veían obstáculos, sino oportunidades para estar presentes en las mesas de familias de todo el mundo.